Archivo de la etiqueta: moto

Putos ciclistas

Me decía un mensajero en moto esta tarde: ¡Putos ciclistas!, que van por donde quieren, no llevan seguro y no pagan impuestos. ¡Putos ciclistas!

Todo esto después de que yo fuera por un carril de giro a la derecha y me cambiara legalmente al carril izquierdo para seguir recto, a su altura, sin interrumpir la circulación.

Ves, en lo de no pagar impuestos, le doy la razón. No necesito comprar gasolina. Pero me ha llegado al alma (si la tuviera o tuviese) lo de “ir por donde quieren”. Que me diga eso uno que es del club de los de “voy por donde me viene en gana”.

Aviso de la ironía: ni todos los ciclistas son putos, ni mucho menos los mensakas se pasan las normas por el sillín.

Nota: a pesar de este artículo exprés, el blog sigue parado. Pero era demasiado largo para poner en Twitter.


¡Y tú más! entre motorista y ciclista

Avenida con 6 carriles. Semáforo con cuenta atrás. Un ciclista se pone a cruzar por el carril bici pegado al paso de peatones, justo cuando le quedan CERO segundos. En el instante siguiente, un motorista se adelanta, con su semáforo en rojo, viendo que el de peatones está colorado.

Ambos se recriminan sus acciones respectivas. Empate en ¡y tú más!

Yo continúo en el sentido de la moto y de repente lo veo pararse en un hueco de la mediana; cruzar los tres carriles contrarios con algún que otro coche aproximándose; y meterse a toda leche por una zona peatonal que va junto a un parque infantil.

Vale, el ciclista ha apurado su tiempo de paso. Pero tú has salido antes de ponerse en verde, viendo como la bici aún no había terminado de pasar (aclaro que la bicicleta llegó al otro lado justo cuando se ponía verde para nosotros). Y luego haces una pirula, obligando a frenar a los que llevas detrás por el carril izquierdo, atravesando el sentido contrario con tráfico e invadiendo una acera y luego un parque con tu vehículo.

¿Cómo eres capaz de echar en cara algo tan habitual como la gente que apura los semáforos haciendo lo que haces? Ójala no salga nadie perjudicado el día que alguno de vosotros montéis una pifia con vuestras maniobras.

____________________________________________

ACTUALIZADO 1: El viernes me vi en una parecida, en una calle de un sólo carril. Se puso rojo para peatones e iniciaba la marcha, cuando uno tipo en bici, que venía por la acera por detrás de mí, cruzó a toda leche por el paso de peatones. Menos mal que aún no había llegado a pisar la línea de detención.

ACTUALIZADO 2: Hablando de los reyes de Roma


Soy peatón, y tengo miedo

Miedo a las bicis y motos que van por el carril bici y no respetan las normas de convivencia. Miedo a los que usan la acera como un carril más y se permiten el derecho de pitarte para que les dejes paso.

Soy una persona que cree en la convivencia. Y puedo entender que alguien suba su moto a la acera para aparcarla y evitar que se la tire un coche por dejarla en la calzada. Pero no creo que sea aceptable que use la acera como una calzada.

También puedo entender que algún ciclista use la acera en ciertos momentos. Pero prefiero que se comporte como un peatón. Que vaya despacio y parándose cuando esté cerca de otros peatones y no pueda adelantarles con seguridad.

Artículo relacionado: Bicicletas y motos por la acera


Bicicletas y motos por la acera

El otro día en el Twitter de nuestro amigo @JamalDols, leí una reflexión que se hacía.

PabloJD bicis motos acera

Pongámonos en un caso concreto: una calle con calzada de sentido único. Un vehículo, para llegar al otro extremo de la calle por la calzada, tiene que recorrer cuatro veces su longitud.

Voy a ponerme en la situación de una persona en bici por la acera (la más fácil para mí).

Ciclista: “En vez de dar un rodeo entre coches, es más cómodo ir por la acera. No hay mucha gente, tres o cuatro personas desperdigadas. Iré despacio, unos 10km/h (un poco más de la largura de una bici por segundo), cerca de los coches aparcados y controlando los portales. Si alguien está cerca, frenaré y si es necesario echo el pie a tierra.”

Qué cívico ¿no? Sigamos. Ahora intentaré meterme en la piel de una persona que va con la moto.

Motorista: “Tengo que ir al otro lado y me cuesta más dar la vuelta a la manzana. Si voy despacio no molesto mucho, pues tampoco hay mucha gente.”

¡Ahí va!, si es el colega del ciclista en moto. ¡Qué par de ciudadanos responsables!

Ahora vienen las personas a pie.

Peatona con niño pequeño caminando de frente a la bici o moto: “Javi, dame la mano que viene una bici/moto”. Al mismo tiempo que se arrima a la pared.

Grupo de tres peatones ocupando prácticamente todo el ancho de la acera.

Llevan un ciclista detrás. Uno se gira y ve la bici detrás, esperando un hueco para pasar. Les comenta a los otros que viene una bici. Vuelven la cabeza e instintivamente dejan un pasillo para que pase el ciclista. Éste no va a ser menos y les da las gracias.

Oyen una moto a su espalda. Uno se gira para cerciorarse. Los otros se miran. Se retiran para no tener que soportar el ruido y los humos mucho rato. El motorista pasa con cuidado, que es amigo del ciclista.

Esto es mi pequeña aproximación a las circunstancias de algunos protagonistas de esta escena cotidiana. He preferido no complicarla con comportamientos poco respetuosos que podemos llegar a tener, tanto a pie como conduciendo un vehículo. ¿Qué os parece? ¿No tengo ni la más remota idea de lo que hablo? ¿Me he acercado un poco? ¿es mejor que me dedique a vender globos?

Artículo relacionado: Soy peatón, y tengo miedo


A %d blogueros les gusta esto: