Archivo de la etiqueta: semáforo

¡Y tú más! entre motorista y ciclista

Avenida con 6 carriles. Semáforo con cuenta atrás. Un ciclista se pone a cruzar por el carril bici pegado al paso de peatones, justo cuando le quedan CERO segundos. En el instante siguiente, un motorista se adelanta, con su semáforo en rojo, viendo que el de peatones está colorado.

Ambos se recriminan sus acciones respectivas. Empate en ¡y tú más!

Yo continúo en el sentido de la moto y de repente lo veo pararse en un hueco de la mediana; cruzar los tres carriles contrarios con algún que otro coche aproximándose; y meterse a toda leche por una zona peatonal que va junto a un parque infantil.

Vale, el ciclista ha apurado su tiempo de paso. Pero tú has salido antes de ponerse en verde, viendo como la bici aún no había terminado de pasar (aclaro que la bicicleta llegó al otro lado justo cuando se ponía verde para nosotros). Y luego haces una pirula, obligando a frenar a los que llevas detrás por el carril izquierdo, atravesando el sentido contrario con tráfico e invadiendo una acera y luego un parque con tu vehículo.

¿Cómo eres capaz de echar en cara algo tan habitual como la gente que apura los semáforos haciendo lo que haces? Ójala no salga nadie perjudicado el día que alguno de vosotros montéis una pifia con vuestras maniobras.

____________________________________________

ACTUALIZADO 1: El viernes me vi en una parecida, en una calle de un sólo carril. Se puso rojo para peatones e iniciaba la marcha, cuando uno tipo en bici, que venía por la acera por detrás de mí, cruzó a toda leche por el paso de peatones. Menos mal que aún no había llegado a pisar la línea de detención.

ACTUALIZADO 2: Hablando de los reyes de Roma


¿Para qué sirve la cuenta atrás en los semáforos de peatones?

Fueron pensados para ayudar a las personas que van a cruzar un paso de peatones. Informan del tiempo que les queda para cambiar a rojo y a verde.

Pero también sirven para otro uso que ha ido proliferando en Zaragoza. Cuando faltan pocos segundos para ponerse verde para los peatones y no se ve coche cerca, algunos se animan a cruzar como si estuviera verde. Cruzan sin mirar mucho más, pues se fían de su oído. Dicen: “No oigo motor, no hay peligro”. ¿Y las bicis?

Ya me ha ocurrido varias veces. Circulando en bicicleta, por alguna avenida, voy llegando a un semáforo al que le faltan pocos segundos para cambiar a rojo. Una persona mira hacia donde yo vengo, mira la cuenta atrás del semáforo y se pone a cruzar decidida, ignorándome. Y tengo que frenar teniendo mi semáforo todavía en verde.

Estoy pensando en 2 posibles soluciones. La primera, tener paciencia y esperar que la fuerza de la costumbre consiga que todos seamos conscientes de lo que estamos haciendo, y que, no sólo hay peatones y vehículos a motor ruidoso circulando por la calle. Quizás habrá que esperar a los coches eléctricos.

La segunda es más rápida. Quitar la cuenta atrás para saber cuándo se va a poner verde y solo dejar el tiempo que queda para cruzar en verde. Perdemos la mitad de la información y seguramente que alguien le encontraría otros usos.

Las soluciones creo que siempre tendrían que pasar por conseguir que hiciéramos buen uso de estos semáforos y pensar en los demás que también van por la calle. Si las personas que empiezan a cruzar antes de tiempo, respetan la preferencia del que viene en verde, conseguimos convivencia vial.


Parado con la bici detrás de un bus

Parado con la bici detrás de un bus urbano justo en medio de un semáforo. Los peatones inquietos por cruzar.

Veo que ya no viene ningún vehículo por detrás y me pongo en movimiento. Peatones inquietos ven lo mismo y salen de la acera a cruzar “en rojo”.

Le digo a una señora que cuide que estoy pasando y pide disculpas.

Un peatón que venía del otro lado “en rojo” me empieza a recriminar no se el qué. Le digo que aún lo tengo verde. En ese momento se le unen varias personas más que estaban cruzando en rojo, hasta la señora que tan educadamente me había pedido disculpas.


A %d blogueros les gusta esto: